Programa de Ecosalud en Tarija

En el marco del Proyecto Producción Ganadera Medio Ambiente y Salud se ha diseñado términos de referencia para la elaboración de seis estudios de investigación relacionados a la ecología y estado de situación de las CANAPAS (Campos Nativos de Pastoreo) que están siendo implementados en ocho comunidades en el área de influencia del Proyecto. La investigación está a cargo de tesistas de las carreras de Agronomía y Forestal de la UAJMS (Universidad Autónoma Juan Misael Saracho) cuyos perfiles de proyecto fueron oficialmente aprobados por los docentes responsables.

Los resultados de las investigaciones permitirán contar con información importante que contribuirá a la toma de decisiones sobre medidas de conservación o rehabilitación de las CANAPAS. Además, permitirá al SERNAP (Servicio Nacional de Áreas Protegidas) Gobiernos Municipales y otras instancias públicas y de la sociedad civil, realizar acciones para mejorar el manejo del ganado camélido, ovino y caprino de la zona altiplánica de Tarija.

Los principales resultados de las investigaciones serán:

  • Datos cuantitativos sobre la biomasa disponible de las CANAPAS de las 8 comunidades estudiadas
  • Capacidad de carga animal que puede sostener las CANAPAS en las 8 comunidades
  • Datos cuantitativos sobre el aporte nutricional al ganado de 45 especies que conforman las CANAPAS de las 8 comunidades estudiadas
  • Composición botánica de las CANAPAS de las 8 comunidades estudiadas
  • Estado de conservación de las CANAPAS, en base a la cobertura vegetal.

Las CANAPAS de la zona altiplánica del departamento de Tarija de los municipios Yunchará y El Puente han estado bajo pastoreo extensivo de ganado ovino, asino y caprino durante muchos años. Esta práctica ganadera ha afectado seriamente a la composición y abundancia de las especies forrajeras que componen las praderas nativas. La compactación de suelo, la baja de regeneración natural y el sobrepastoreo son las principales presiones.

El problema de empobrecimiento de las CANAPAS y pérdida de cobertura vegetal ha sido abordado con la reducción de la presión ejercida por el ganado dominante en las praderas; para ello se propuso el reemplazo de ovejas y burros por llamas. Se asistió técnicamente a las comunidades locales de estos dos municipios para manejar adecuadamente el ganado camélido reintroducido.